También llamado desgaste profesional.

Se manifiesta por un profundo malestar, fatiga general, sentimientos de impotencia y de desánimo.

Quien lo sufre pierde el interés por el trabajo y esta apatía puede ampliarse a otras facetas de su vida.

Es un proceso de desarrollo lento, por lo que se van dando diferentes manifestaciones psíquicas, conductuales y físicas.

  •      Psíquicas: Ansiedad, estrés, depresión, fatiga emocional…
  •     Conductuales: Irritabilidad, mal humor, frustración, intolerancia a la crítica y a la convivencia, cambios de humor…
  •      Físicas: Alteraciones del sueño, del apetito y de la conducta sexual, sensación de estar cansado todo el día.

 

Tiene elementos en común con el estrés, la depresión, la ansiedad, desmotivación o fatiga crónica, pero para que sea burn out se ha de dar también:

     

  •          Un profundo agotamiento emocional y físico
  •          Sentimientos de despersonalización
  •          Sensación de que el trabajo hecho no está bien o no satisface y pérdida del interés por hacerlo.
  •          Desmoralización delante del fracaso en una tarea.

Variables que influencian en la manifestación de burn out (desgaste profesional), son:

  •          Las características individuales de la persona. Variables de personalidad.
  •          Su manera de enfrentarse a situaciones estresantes. Mecanismos de afrontamiento, y
  •          La estructura empresarial y condiciones laborales en los que se encuentra.


Aumenta la intensidad del síndrome:

  •          Una carga de trabajo excesiva y continuada.
  •          Falta de reconocimiento por el trabajo realizado.
  •          Un ambiente laboral negativo.
  •          Una falta de definición y claridad en su trabajo.
  •          Baja autonomía y participación en la organización.

En una etapa posterior el malestar laboral se manifiesta en otras facetas de la vida personal y pueden aparecer pensamientos obsesivos, somatizaciones y cuadros depresivos.

Para combatir el burn out podéis tener en cuenta los siguientes consejos:

  •          Aprender a controlarse. Autocontrol.
  •          Saber utilizar la energía y los recursos necesarios en cada momento.
  •          Aprender a organizar, priorizar y delegar tareas.
  •          Gestionar adecuadamente el tiempo.
  •          Hablar del problema y sugerir posibles soluciones a quien corresponda.
  •          Realizar alguna actividad lúdica o deportiva.
  •          Relacionarse con los demás. No aislarse.

Cursos relacionados:

Taller sobre Gestión del tiempo

          Taller sobre Autoestima

Taller sobre Gestión del estrés

 

 Montserrat Morales. Psicóloga-Formadora-Coach   Más información en el  680904672  o en  info@cepsico.com

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!