Es una manifestación física y psíquica, que  afecta a nuestro estado de ánimo, a como actuamos, a como dormimos e incluso a como pensamos o sentimos.
Hay diferentes causas que pueden intervenir, o condiciones que predisponen a la depresión:
  • Factores hereditarios
  • Situaciones estresantes ( como la muerte de un ser querido, una enfermedad crónica, un divorcio…)
  • Factores de personalidad
  • Factores sociales (como la soledad, la jubilación, dificultades económicas…)
  • Otros
La depresión puede afectarnos a cualquier edad. Puede ser transitoria o afectarnos para toda la vida.
Los síntomas más frecuentes son: aprensión, tristeza, llanto fácil, rechazo del entorno, retraimiento, falta de apetito, insomnio..
Así como pueden darse manifestaciones de irritabilidad o ira.
La depresión también se da en la vejez y puede causar un sufrimiento innecesario en la persona que la padece y a su  familia si no se diagnostica, cuando con un tratamiento adecuado podría tener una vida más satisfactoria.
También se da en los niños. El niño deprimido puede simular estar enfermo o no querer ir al colegio… Se puede detectar por un cambio de comportamiento  habitual.
Al principio es difícil comprender lo que está pasando y no se acepta que alguien de nuestro entorno más próximo esté deprimido. Es importante pensar que la persona deprimida no puede cambiar  su comportamiento y que le hemos de ayudar con una atención cariñosa y con mucha paciencia.

Con una adecuada combinación de ayuda positiva entre familiares y terapeutas cambiaremos  nuestro comportamiento y entenderemos y podremos ayudar más positivamente a la persona deprimida.

 

Montserrat Morales. Psicóloga-Formadora- Coach   Más información en  el 680904672 o en  info@cepsico.com

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!