El doctor Edward Bach, médico de reconocido prestigio, tenía la teoría de que las enfermedades físicas tienen un origen emocional, y que si los conflictos emocionales subsisten por mucho tiempo, la enfermedad del cuerpo empieza a aparecer, pudiendo resolver la enfermedad física al restaurar el equilibrio emocional.  Por tanto, los remedios florales se escogen  de acuerdo con el estado de ánimo y naturaleza general de la persona, restaurando así el equilibrio interno y con ello mejorar y resolver la parte física.

De esta forma desarrolló la Terapia de las emociones.

Dedicó su vida a buscar un sistema de curación libre de efectos secundarios y que fuera simple de utilizar y descubrió 38 remedios inofensivos preparados a partir de plantas y flores naturales, capaces de conseguir el equilibrio natural y de curar los conflictos que se dan entre cuerpo, mente y espíritu, proporcionando con ello paz de mente, felicidad y salud.

Cada remedio es para una emoción, estado de ánimo o personalidad diferente cubriendo de forma individual o combinada todos los estados de la mente.

Las esencias naturales de flores, descubiertas por Edward Bach  ofrecen un medio delicado de aliviar actitudes negativas, tratando los trastornos emocionales y de la personalidad, tales como la impaciencia, estrés, depresión, miedo, tristeza, obsesiones…

Algunos remedios describen personalidades o rasgos del carácter. Son los remedios de tipos.

Otros describen estados de ánimo y emociones más generales. Son los remedios de estados de ánimo.

Algunos son una mezcla de ambos.

Al considerar que remedio  escoger hay que tener en cuenta la disposición natural de la persona y elegir el de tipo, que mejor se acomode a su personalidad.

El remedio tipo es la clave del equilibrio interno, pues determina la respuesta a situaciones potencialmente estresantes.

Los remedios para los estados de ánimo pueden añadirse o tomarse por separado, en función de los problemas concretos que se estén encarando.

Es imprescindible, como en cualquier otra disciplina, un buen diagnóstico previo, para proponer la fórmula más adecuada y poder dar la combinación de esencias florales que necesite la persona en ese momento.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!